Titular noticias

En el Día Mundial de la Naturaleza, la ONU alerta sobre la destrucción de la vida subacuática


El 3 de marzo se celebra el Día Mundial de la Naturaleza, también conocido como Día Mundial de la Vida Silvestre, para recordar que no estamos solos, ni somos los dueños del planeta, ni mucho menos los primeros o los más importantes en la historia de la vida en la Tierra. Y para recordar que, de hecho, debemos proteger al resto de las especies de la acción de nuestra propia especie. Como hay tanto por conocer, apreciar y cuidar, cada año se focaliza en un aspecto de la rica biodiversidad que hay en este planeta. En esta edición, la protagonista es la vida subacuática
 

En 2013, la Asamblea General de las Naciones Unidas decide proclamar el 3 de marzo como Día Mundial de la Naturaleza para resaltar la incalculable importancia de la vida silvestre. Así, declara que "Los animales salvajes y las plantas silvestres, además de su valor intrínseco, contribuyen a los aspectos ecológicos, genéticos, sociales, económicos, científicos, educativos, culturales, recreativos y estéticos del bienestar humano y el desarrollo sostenible". Se trata, pues, de una ocasión para celebrar la belleza y variedad de la flora y fauna global, haciendo hincapié en los beneficios de su conservación y la urgente necesidad de protegerlas.

"En este Día Mundial de la Vida Silvestre, promovamos la concienciación sobre la extraordinaria diversidad de la vida marina y la importancia crucial de las especies marinas para el desarrollo sostenible. De esta manera, podremos asegurar esos servicios para las generaciones futuras", António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas


Este año, la campaña, bajo el título "Vida subacuática: para las personas y el planeta", se centra en el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 14: "Conservar y utilizar de forma sostenible los océanos, mares y recursos marinos para el desarrollo sostenible".



El mundo subacuático sigue siendo un misterio para el ser humano. Hemos logrado identificar unas 200.000 especies en el océano, pero existen millones. Además, más de tres mil millones de personas dependen directamente de actividades relacionadas con la diversidad marina y costera.

Sin embargo, la vida marina está en peligro por culpa de la acción del ser humano. La sobrepesca, el cambio climático, la contaminación, el vertido de plásticos y otros residuos tóxicos, la destrucción del hábitat...son amenazas constantes. A primera vista, desde tierra, la gravedad de la situación puede no resultar obvia. Sin embargo, las alertas existen. La desaparición de arrecifes de coral, la subida del nivel del mar, la proliferación de zonas muertas en las que la falta de oxígeno no permite la vida, las islas de plástico en el medio del océano... A este ritmo, se estima que en 2050 habrá más plástico que peces en el océano.
 

"Los mares, los océanos, representan alrededor del 71% de la superficie del planeta, pero son el 99% de la biosfera, es decir, del espacio donde se desarrollan los seres vivos. Hasta ahora hemos recurrido a ellos como un cubo de la basura ilimitado o una fuente inagotable de recursos”, Sylvia Earle, oceanógrafa, en la Conferencia de los Océanos de la ONU en Nueva York (2017).


Tampoco podemos olvidar que el océano juega un importante papel en la regulación de la temperatura y las emisiones de CO2. Los mares asumen el 90% del calentamiento generado por el ser humano y absorben directamente el 25% del dióxido de carbono emitido, como un gran pulmón del planeta, pero esta capacidad depende de la temperatura de sus aguas. 
 

El Día Mundial de la Naturaleza también se alinea con el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 15, centrado en detener la pérdida de la biodiversidad. Para lograrlo, es imprescindible combatir los delitos contra el medio ambiente y la disminución de especies causada por la actividad humana. Las consecuencias de esta degradación de la biodiversidad tienen un amplio alcance económico, ambiental y social; y cada uno de nosotros, con nuestras acciones diarias, podemos marcar una gran diferencia en la pérdida de la biodiversidad. 

Por todo ello, la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) y otros organismos de la ONU invitan a los Estados, los organismos internacionales, las organizaciones no gubernamentales, la sociedad civil y, en general, a todo el mundo, a participar en el Día Mundial de la Naturaleza, aprovechando la jornada para observar la belleza del entorno que nos rodea y concienciándonos en la necesidad de llevar un estilo de vida respetuoso que permita la protección del ambiente y la biodiversidad de la que formamos parte. 

03/03/2019
.
Últimas noticias