Titular noticias

Willy, el cuidador de Tchimpounga que más entendía a los chimpancés


"Willy es un miembro extraordinario de nuestro personal. Él realmente, de verdad, entiende a los chimpancés"- Dra. Jane Goodall.

                                     
 

Para la mayoría de la gente, su trabajo posiblemente empiece revisando los emails o dando los buenos días a sus colegas. Sin embargo, Willy empezaba saludando y alimentando a los chimpancés rescatados que habitan en el santuario de Tchimpounga del Instituto Jane Goodall en Congo. 

Antes de comenzar a trabajar como cuidador de Tchimpounga, Willy era pescador. Aseguraba que su trabajo con el IJG le otorgó una "nueva perspectiva" sobre las fantásticas cualidades y la riqueza de la naturaleza que lo rodeaba, además de la importancia de conservar la herencia natural de su país, la República del Congo. Aunque cada uno de los miembros del personal del IJG demuestra un sentido único de compasión, Willy ejemplificaba esto cada día con los chimpancés y sus pares. 
 

 
 
Willy se enorgullecía de entablar una verdadera relación con los chimpancés de Tchimpounga, enfatizando la amabilidad y el respeto. Se tomó su tiempo para entender realmente sus jerarquías y necesidades y poder así ofrecerles el mejor cuidado, teniendo en cuenta que muchos de los chimpancés rescatados han sufrido vivencias traumáticas y cada uno tiene  necesidades y formas de ser específicas. Como hemos aprendido a través de las investigaciones de la Dra. Goodall y del IJG, para seres sociales y complejos como los chimpancés, este nivel de paciencia y comprensión es imprescindible para su recuperación.

Willy también asumió el "enfoque triangular" del IJG en Congo, con un centro de recuperación como Tchimpounga que opera de un modo que facilita el rescate y la rehabilitación, a la vez que aborda las amenazas que aumentan el problema. Cuando se le preguntaba sobre asuntos como la caza furtiva, la pobreza que contribuye a la captura ilegal o la caza de chimpancés, Willy era tajante sobre cómo su trabajo y el del santuario representan soluciones esenciales. Su propia historia es ejemplo suficiente de esto, ya que su puesto como personal del IJG le permitió un mayor ingreso y un seguro sanitario para él y su familia. También aseguraba que los beneficios económicos vinculados al santuario, como comprar la fruta y otros recursos a la población local, son componentes de trabajo inmensamente provechosos. Pero, sobre todas las cosas, Willy amaba a los chimpancés y conectaba con ellos de un modo muy sincero y a un nivel profundo. 

"Si alguien mata a un chimpancé, es como si me matase a mí. Yo, como cuidador del IJG, nunca lo permitiría"- Willy.

En el mundo puede haber mucha apatía, y, como la Dra. Goodall ha destacado en numerosas ocasiones, ese es, en efecto, el mayor peligro para nuestro futuro. Willy, sin embargo, era una brisa de esperanza e inspiración para todo el que lo rodease, incluyendo a los chimpancés, para actuar con empatía y buena intención. Su trabajo, aunque solo se tratase de un eslabón en la misión del IJG, ha mejorado nuestros esfuerzos para proteger y cuidar a los chimpancés. 

En estos días, lamentamos la pérdida de Willy, a quien recordamos con cariño y respeto por todo lo que nos ha dado y todo lo que ha sido. Echaremos de menos a Willy tremendamente. Puedes apoyar el trabajo del personal de Tchimpounga y el rescate y rehabilitación de los chimpancés haciéndote soci@ Chimpamig@ en este enlace.

 

29/08/2018
.
Últimas noticias