Titular noticias

El IJG lanza la campaña 'Forever Wild' para luchar contra el tráfico ilegal de especies salvajes


El tráfico ilegal de grandes simios y otros animales es un negocio internacional y criminal que está empujando a las especies más amenazadas al borde de la extinción. Este tipo de comercio fuera de la ley causa un inmenso sufrimiento a los animales que son extraídos de su hábitat y asesinados o mantenidos cautivos en terribles condiciones. 
                                      

A través de nuestra red internacional de delegaciones, el Instituto Jane Goodall lanza la campaña 'Forever Wild' para concienciar sobre la crisis que amenaza hoy en día a los grandes simios y a otras especies. El IJG trabaja para erradicar el tráfico de animales salvajes y tú puedes ayudarnos. Aprende sobre la problemática, comparte y difunde y apoya nuestra iniciativa para terminar con este delito contra la vida salvaje. Trabajando juntos podemos asegurar un futuro en el que todas las especies puedan vivir tranquilamente en la naturaleza.

Alza tu voz junto a Jane Goodall para erradicar el tráfico de animales

 (elige subtítulos en castellano en Configuración)


La crisis
 

 
Las especies en peligro de extinción están protegidas por leyes nacionales e internacionales. Sin embargo, demasiado a menudo esta protección se queda sobre el papel. Cada año, miles de animales son extraídos ilegalmente de su medio natural para comerciar con ellos o con partes de su cuerpo en el mercado negro.

A lo largo y ancho del mundo, el tráfico de animales salvajes amenaza la supervivencia de especies icónicas. Junto a la desaparición de las especies salvajes de sus hábitats, también se provoca una progresiva y severa pérdida de biodiversidad.

Como actividad del crimen organizado, el tráfico de especies salvajes socava el estado de derecho y daña las comunidades. Además, el tráfico ilegal causa un enorme sufrimiento a través de la caza furtiva, el manejo inapropiado y las terribles condiciones de transporte y cautiverio.

A no ser que pongamos fin al tráfico ilegal, los primates y otras especies acabarán desapareciendo irremediablemente. Actualmente, todos los grandes simios están en peligro, con la mayoría de especies categorizadas como “en peligro crítico”. Por lo menos tres mil grandes simios, entre los que se cuentan orangutanes, gorilas, bonobos y chimpancés, desaparecen cada año de sus hábitats como resultado del comercio ilegal. La demanda internacional de animales vivos y partes de animales alimenta este comercio ilegal.

Cada individuo, desde los gobiernos hasta los empresarios y consumidores, incluso el público en general, jugamos un papel crucial para evitar la extinción de las especies más amenazadas.

¿Qué hacemos?


El Instituto Jane Goodall trabaja cada día para terminar con el comercio ilegal de especies. En nuestros santuarios en África, el IJG rescata, protege y cuida chimpancés huérfanos y otros animales que han sido víctimas del tráfico ilegal. Además, llevamos a cabo iniciativas para promover medios de subsistencia sostenibles en las comunidades locales, desarrollando medios de ingresos alternativos a la caza furtiva y el comercio ilegal.

El IJG también colabora con numerosas agencias para proteger a los grandes simios en estado salvaje de la amenaza del tráfico ilegal mediante investigaciones de campo y el desarrollo de nuevas tecnologías para identificar las vías por las que se comercia con grandes simios amenazados.

En todo el mundo, las delegaciones del IJG llevan a cabo campañas locales para prevenir el tráfico de animales en su región. Para ello, se valen del consejo legal, la presión social, los compromisos públicos y la creación de relaciones dirigidas a fortalecer las leyes nacionales en contra del tráfico ilegal de especies.

Rescatando animales víctimas del tráfico ilegal



 
El IJG dirige el Centro de Rehabilitación de Chimpancés de Tchimpounga en la República de Congo, el santuario de chimpancés más grande de África. Desde su inauguración en 1992, el personal del centro ha cuidado a más de 190 chimpancés rescatados. Las instalaciones actualmente dan refugio a unos 150 chimpancés que viven en el área principal del santuario o en grupos distribuidos en las islas que forman parte de la Reserva de Tchimpounga.

Trabajar juntos para prevenir el tráfico ilegal de especies en sus hábitats - nuestro “enfoque triangular”


 
Los cuidados ofrecidos en el santuario son solo una parte de nuestras iniciativas locales para proteger a las especies amenazadas. Para ello, empleamos un “enfoque triangular”: 1)  rehabilitar primates en el santuario, 2) educar a la juventud y a los miembros de la comunidad sobre los peligros y consecuencias del tráfico de especies salvajes, involucrándolos en nuestro trabajo; y 3) apoyar a los organismos policiales para conseguir reducir la actividad criminal y fomentar la denuncia de acciones relacionadas con el tráfico ilegal de animales.


¿Cómo puedes ayudar?

 
  • Síguenos en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Twitter para conocer la realidad sobre el tráfico ilegal de especies silvestres.
  • Ayúdanos a difundir la información para concienciar a la sociedad empleando el hashtag #4EverWild.
  • Apadrina a uno de los chimpancés rescatados por el IJG con nuestro programa "Chimpamig@s".
  • Colabora con uno de los grupos del programa de educación ambiental del IJG, Raíces y Brotes, o crea tu propio proyecto relacionado con el tráfico ilegal de animales.
     

09/10/2018
.
Últimas noticias